sábado, 10 de abril de 2010

Corazón de felpa

Despídete muñeca de trapo;
el latido de hilo de tu corazón de felpa
se ha enredado en mortal alambrado
y tu tela perfecta comienza a desgarrarse.
Púas de plateado sanguinario, nada respetan,
mientras más te muevas, más abruma
a tu ya maltrecho corazón de felpa.

Van cayendo las hebras de tu ternura.
Al mismo tiempo gotean tus dos brillantes
cantos rodados melados,
cosidos a tu rostro con cuatro puntadas rojas;
son las entradas de tus luces,
recolectores de todas tus vivencias,
testigos del hilo que se descompone,
restos agonizantes de tu corazón de felpa.

¡La felpa de tu mundo!
rapapolvo que se extiende
hasta la punta de tus dedos,
dañada por uñas de un felino
ése, que se escabulle por las noches,
que no duerme ni come
porque celebra en su maullido
la forma en que ha jugado
con tu pequeño roedor,
ese corazoncito de roída tela
que ya casi ni palpita,
y no hay aguja que repare
los daños mortales
causados por las garras
de las feroces palabras,
que lanzaron a tus ojos,
que golpearon tu cara
y se enterraron para siempre
en tu corazón de felpa.

original de janos65

No hay comentarios: