martes, 20 de enero de 2015

Entre algodones

Siempre hemos vivido entre tus algodones
perfumados con alcohol de farmacia
y esperma de vela manchando la madera
Allí hemos estado escuchando tus cuentos,
en la oscuridad, entre susurros mortales
Luego tu ausencia
su ausencia
el abandono
Hicieron muchos para que no estuviéramos solos,
pero aun así lo estábamos
Cada quien en su cuarto o sin éste
Uno ausente,
otro ausente,
una ausente
dos presentes
con sus escasas cosas
en un mismo cuarto bajo el suelo
En las noches sus voces inventaban
distracciones tontas para hacerse compañía
en la oscuridad del abandono
Siempre vivimos entre algodones
lejos de las oraciones
No había mucha fe bajo aquel techo de tres niveles
pero Cristo entraba en el pecho
de eso se trata creer
aunque nunca lo hubieses visto
aunque nunca la iglesia fuese tu templo
había en tu pecho una luz, un secreto
La usencia fue una crianza
Niños eternos condenados a no ser tutelados
ni supervisados
arrojados a las fauces de los corazones oscuros
de los hombres de mal de la cuadra
de las mujeres infelices tras las puertas de los apartamentos perfectos,
esos eran los vecinos que arrojaban algodones al frasco de cristal
Reían morbosamente entre dientes
Espiaban levantando láminas de las persianas
esperando una falla
un dedo largo atravesaba sus paredes
y señalaban,
-allá van los errores que viven entre algodones-
Pero el tiempo pasa,
el alcohol se evapora
la esperma de las velas pierden su color
y las manchas desaparecen
los malos corazones mueren
y las mujeres infelices
fallecen con sus corazones tristes
y una mentira enterrada con ellas para siempre

Juan Csernath

20.01.2015

viernes, 16 de enero de 2015

El adiós

Hace tiempo tú decidiste el adiós
La frontera de tu piel necesitaba alambrado
el silencio marcaba el aislamiento
y la frialdad exponía parte de tu ego

Yo sigo acá pensándote, sereno
Te recuerdo blanco navegando en tus ojos verdes grises
Te vi huyendo hacia tu mundo
escapando de tu madre
liberándote de la ausencia del padre

¿Por qué regresaste, si lo tuyo era futuro?
¿por qué te anclaste en el plomo de nuestros problemas?
¿por qué no avanzaste hacia la estrella que te aguardaba?
Tanto luchaste por lo que creías y vivías
y un día, de repente, regresaste con dos viejas valijas
Derrotado
Cansado
Desorientado
Permaneciste,
te fusionaste a otro cuerpo que orbita constantemente en el pasado
Que sumerge sus pensamientos en un frasco de vinagre
Que cocina recetas retorcidas de situaciones inusuales
Pagas algo acaso, ¿karma?
Debes algo acaso, ¿deuda de tu alma?
Fuiste una saeta rubia veloz
Valiente
Ardiente
Brillante
y te estancaste en un lago que se secó
¿Por qué?
El día de la muerte del costurero algo se rompió
No sé, tus sueños tal vez no se cosieron sobre el mismo lienzo
¿y qué?

Pediste el camino
Tus zapatos se rompieron,
los abandonaste a un lado del sendero
Nadie los recogió
Nadie retomó tus sueños
Porque solo eran tuyos
Tus proyectos
Necesitarás otra vida para recomponerlos

Hace tanto decidiste el adiós
que tú ni yo tenemos recuerdos
No pasamos grandes momentos juntos
solo compartimos gritos de truenos
aun así estoy aquí esperando un llamado tuyo
para compartir un poquito de nuestra sangre
sin crispaciones ni pleitos

Una sonrisa sellará  la paz
sobre aquella decisión
de decirnos adiós sin haber crecido
ni corrido en un justo campo de juegos

Juan Csernath

16.01.2015

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El fin de la cadena

Pasos gigantes en un metro cuadrado
Gritos en un espacio sin oxígeno
Luces en un mundo sin horizontes
Pensamientos extraviados en una cabeza vacía
Las verdades no son absolutas
ni todas las mentiras son inciertas
Las esperanzas arden en los corazones
Lo irremediable siempre se niega
La razón es el final de la locura
La locura es el epílogo de la calma
La cizaña es la tozudez de la idiotez
La maldad es la hermana de la venganza
La venganza es prima de la ceguera
La ceguera es la víctima perfecta
Los inocentes pagan por todos los errores
Los errores son impuestos no heredados
Siempre existirá alguno que romperá esta estúpida cadena

Juan Csernath

17.12.2014

lunes, 15 de diciembre de 2014

Después de penar

Dentro de unos cuantas décadas
cuando tu cadáver sea un amasijo de huesos
y mi piel una muestra notable de arrugas
Cuando tus huesos se calcinen
y se transformen en polvo fértil
y mi cabello sea una estepa blanca
sabré que estaremos pronto a conversar
sobre lo que fue tu vida

Juan Csernath

15.12.2014

Límites necesarios

Huir de ti y tu oscura alma
Alejarse de la negra luz que emana
para acercarse al calor de la tranquilidad
eso se halla en la distancia
y en el distanciamiento

La distancia no pone obstáculos,
el distanciamiento pone límites necesarios

Huir de ti y tu carga de dolor
es un bien justo y anhelado
Algunos no ven detrás del escenario
otros sí, y niegan el acto

Huir de la escoba que barre nombres
correr del polvo que dejas
poner coto
una mano en el pecho
detener la furia blanca
antes de que se torne roja
y la luz negra toque la casa,
a los corazones de los que ven detrás del escenario
ya no hay salvación para los que niegan el acto

Huir de ti y tu oscura alma
alejarse de la negra luz
para acercarse a la tranquilidad
eso se halla más allá del mar
en el distanciamiento de las palabras
la distancia no pone obstáculos,
pero el distanciamiento impone límites necesarios

Juan Csernath

15.12.2014

jueves, 11 de diciembre de 2014

Tu frágil esperanza

Sumar una sonrisa
sería mejor que clavar una lágrima
Pensar en un horizonte sin fin
sería mejor que ponerle muro al destino
Avanzar hallando errores
es mejor opción que acertar todas las opciones
porque luego, ante la desesperación
harías mella con la primera caída
Hacerse adicto a la tragedia
tiene graves consecuencias
Convertirse en fan de la desgracia
solo atrae polillas negras
Gritar a voces nuestras tristezas
solo atraerá hienas sollozantes
y enredaderas marchitas que reptarán
hasta envolverte y convertirte en una mortaja ambulante

Sí, sumar una sonrisa
es mejor que continuar cosechando lágrimas,
que seguir colocándole ladrillos al destino

Equivocarse tiene sus aciertos
La cura a la adicción por la tragedia
es un poco de optimismo con el primer café de la mañana

Apaga la luz que atrae polillas negras
Deja de gritar tus desgracias
Poda tus malas enredaderas
y rompe la mortaja que envuelve a tu alma
sumando cada día una sonrisa a tu frágil esperanza

Juan Csernath

11.12.2014

lunes, 1 de diciembre de 2014

Cero

Se sienta en el jardín
frente a todos los insectos
saca su careta de lágrimas
te miras en un espejo
ya no hay sentimiento
te llega el polen de ese sufrimiento
te impregna la piel
nadie te ve bien

se sienta en la soledad
de sus frustraciones
y baila sola
se sienta en la habitación
donde solo habita el dolor
y te abandona

sale de casa
tira la llave
se lleva la clave
no sabes cuándo regresará al lar

se sienta en el jardín
pone una canción
para hundirse en el sillón
y llora sola

se larga de aquí
todos sufren por ti
cómo sobrevivir a ellos
mientras ella, llora sola

como sobrevivir a la gestación
de una mala relación
donde habían un dos
solo quedó un cero

dónde saben sumar
porque no somos los que éramos
antes habían más
ahora quedan menos


se hunde en su dolor
se sienta en el jardín
para sentirse como otro insecto
cómo sobrevivir a tanto sufrimiento

larga un alarido agudo
casi rompe los cristales
sus ojos no dejan de mirar
para no observa nada de nada
la locura ha llegado al jardín
se sienta aislada dentro del hogar
y llora sola

ella era más
parecía más fuerte
y grande para todos
pero solo fue un espejismo
donde habían niños
solo quedaron voces
solo quedaron quejidos
silencios
dolores
ausencias
donde hubo dos
solo quedó el cero

detrás de sí queda el olvido
todo es un tesoro
no de valor
sino de misterio
dónde que cada cosa
dónde guarda todo
lo olvida y acusa
señala y ataca
y llora sola

cómo sobrevivir a ellos
donde existieron dos
solo quedó un cero

Juan Csernath

01.12.2014

Un mundo raro


Te perdiste caminando en el aire
buscando un aroma extraviado
de tu infancia
de tus primeros días
también el de tu amor inesperado
solo hallaste corrientes de desesperación
señalaste a otros por tu frustración
los perseguiste por calles erradas
olvidaste a otros en su cuartos
y creciste
y crecieron
se marcharon los niños
permanecieron los malos recuerdos

En tu cabeza buscas justicia
en las veredas de tu sangre
algún anónimo verdugo
una toga de juez a la medida

Ya no hay guerra con el origen de la semilla
hace tiempo son parte de la tierra
solo queda maldecir a los que te suceden
solo basta achacarle tus penas
tus fracasos
tus tristezas

Heredas enredaderas de nostalgias
Pero esperas un milagro
no rezas de corazón para lograrlo
Para qué
Por qué
Por quién

Hundes palabras de odio en los retoños
la desesperación te abraza
y tú le besas la mano
reconfortas su gris temperamento
y le animas a palidecer los futuros días

Te perdiste caminando en el aire
buscando un aroma de días ya lejanos
de tu infancia
en blanco y negro
de tus primeros días
de rosa ingenua
también el de tu amor inesperado
arribando con cara de algún lugar extraño
solo hallaste corrientes de desesperación
y les diste albergue en tus pulmones
señalaste a otros por tu frustración
no reconociste en el espejo que tu yo
era parte del error
también el de tu solución

perseguiste por calles erradas
a dos de tus hojas
olvidaste a otros en su cuartos
así solo maduraron
a la deriva
y creciste
y crecieron
se marcharon los niños
permanecieron los malos recuerdos
el futuro sigue siendo un mundo raro

Juan Csernath

01.12.2014

viernes, 28 de noviembre de 2014

el trapecio

tan frágil como la vida
es el recuerdo
que nos rompe el tiempo
que nos atrapa en una jaula
con un canario muerto
con un canto extinto
con un rostro indefinido
con una voz perdida
hay un trapecio que se sigue moviendo
un vaivén incesante
es tu recuerdo
mi castigo
nuestro tiempo
tú el canario
yo la jaula
quién el trapecio

juan csernath
28.11.2014

jueves, 27 de noviembre de 2014

el dolor

el dolor nos unirá
en una sola mano
el dolor nos comerá
también el pasado
el dolor se instalará
en nuestras neuronas
producirá un corto
un flash
un blackout
un adiós temporal
el dolor no nos abandonará
pero podemos invitarle a bailar
engañarle con un guiño
mostrarle un poco de felicidad
tal vez así donará un poco de caridad
tal vez así no se ensañará por los pecados de los demás
tal vez así sea más gentil y cordial
una sonrisa, una linda cara
un tiempo nada amargo
tal vez confunda su intención
y la ilusión nos dure unos años
el dolor nos unirá al cruzarse nuestras venas
en esa esquina del viejo hogar
en ese clóset del olvidado lar
el dolor saldrá como polilla hacia la luz
y se quemará para surgir de sus cenizas
con un nuevo drama
con un nuevo tema de que hablar
el dolor nos unirá en un solo cuerpo
sin importar el tamaño y la edad
cuando el primero se vaya
paciente aguardará por los demás
una gota de sangre caerá
sobre el rostro de los blancos
una gota de sangra salpicará el viejo hogar
esperando por la visita de los demás
el dolor nos trajo
el dolor nos condenó
el dolor nos llevará
al final nos unirá

juan cserntah

27.11.2014

Resucita

Renace sin morir
sin bajar tres días al sepulcro
Incinérate sin convertirte en cenizas
Levántate sin haber muerto
Camina sin haber aprendido siquiera a gatear
Mira de nuevo a pesar de haberlo visto todo
Escucha todo aunque parezca un eco repetido
siempre hay una nueva ave que te deleitará
Renace sin morir
y baila sin pisar
Transmite tus ondas a través del aire
Deja de respirar
Ahógate sin hundirte en el mar
y renace sin morir
Resucitar sin pasar tres días en el sepulcro
ríe de nuevo cuando vuelvas a respirar
cada partícula del sol que golpea tu ser

Juan Csernath

21.11.2014

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Hay cosas

Hay cosas que salen de adentro
pero que no escapan del alma
Hay imágenes que se opacan con el avance del reloj
pero permanecen brillantes en el vasto campo de tus deseos
Hay voces que se apagan, como familiares muertos
pero otras retumban eternamente hasta marcharse contigo
hay gritos que puedes acallar
pero ladridos que no puedes apagar
hay enseñanzas que nunca lo fueron
esas no las puedes olvidar
¿por qué las mejores pasaron por ti como un día más?

Hay días que nunca se ponen
aunque los años pasen
siempre amanecen contigo

hay personas que te hicieron daño
las buenas las apartaste
y hoy, después de muertos,
las malas manos
continúan una que otra vez
rozando tus mañanas,
arrancándote el rosario

La gente decía tanta cosas de ti
Era fácil hallarlas en las ventanas
Escucharlas tras las puertas
Difícil era hallar a la buena gente

Eran días difíciles
para andarlos solo
Eran días grises
buscando un beso azul

la gente decía de ti tantas cosas
más malas que buenas
y te miraban como a un animal raro
esos, los de la familia loca

Hay cosas que salen de adentro
pero que no escapan del alma
Hay imágenes que se opacan con el avance del reloj
pero permanecen brillantes en el vasto campo de tus deseos
Hay voces que se apagan, como familiares muertos
pero otras retumban eternamente hasta marcharse contigo
hay gritos que puedes acallar
pero ladridos que no puedes apagar
hay enseñanzas que nunca lo fueron
esas no las puedes olvidar
¿por qué las mejores pasaron por ti como un día más?

Dónde quedó el buen amigo
Se marchó lejos
Lo malvado quedó contigo
Y aunque lo quisieras evitar
Tenías que pasar cerca de ellos
Su puerta era la del vecino

La oscuridad existe aún bajo la más intensa luz
No importa si estás en compañía
Puedes padecer la soledad de la multitud

Hay cosas que salen de adentro
pero que no escapan del alma

hay gritos que puedes acallar
pero ladridos que no puedes apagar
hay enseñanzas que nunca lo fueron
esas no las puedes olvidar
¿por qué las mejores pasaron por ti como un día más?

Juan Csernath

26.11.2014

Finamente hilvanado

Cuando tu materia toca el aire
ya la misma se ha desintegrado

Cuando tus palabras se hacen ondas
ya las mismas han destrozado tus ventanas

Cuando tu yo escapa en la llamarada de fuego de tu ira
ya todo estaba previamente calcinado

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Ya todo era un árido destierro
dentro de ti mismo,
dentro de tu caverna de hueso
ya todo estaba arrasado

Cuando tu cuerpo salía disparado
ya el mismo se había descompuesto en partículas

Solo quedaba el rastro de tu pena
solo quedaba el camino oscuro
que nadie puede seguir
que nadie puede encontrar

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Cuando dabas un paso ya había sido caminado
nada original quedaba por elaborar
solo esperar sentado al borde de la nada
orbitando en las tontas ideas de la desesperación
mala ilusión para un universo depresivo
mal consejo para un ser atribulado y confundido

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Sensaciones,
emociones
colisiones del espíritu
Big Bang del ser
Big Bang de la autodestrucción
Big Bang de la autocompasión

átomos dispersados
electrones desperdigados
almas juntándose por partes
huesos separados por tu bala
cuándo guardarás el arma de tu lengua
la energía negativa que arrasa todo como una mancha negra
que se come a los hijos
que borra de papeles sus apellidos
que prefiere un futuro incierto
un entierro antes que una fiesta

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Así fue el día que naciste
nada estaba escrito
Tú lo decidiste
redactaste tu libro
y en ellos los críos
muñecos de juegos infantiles
de aventuras juveniles
de fracasos adultos, también pueriles
y a todos los cosiste en el mismo muñeco
lo colocaste sobre tu pecho
y te dormiste sobre sus sueños

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Juan Csernath

26.11.2014