lunes, 17 de mayo de 2010

Atormenta no saberlo

Hay vicio dulce en tu ser, olor amargo donde colocas tus ganas.
Allí se adhieren mis dedos, se impregnan y juegan en tu perfume.
En tu ardiente suspiro de niña perdida, pequeña adicción al gemido.
Anuncio de amanecer a un palmo de tu rostro, sin gallos, ni grillos.
Se presentan nubes nocturnas en mis ojos, la luna cierra su ojo
y las sombras se desvanecen porque tus cirios siguen ocultos,
cubiertos de misterio; Caretas, antifaces y capas que protegen tu silueta.
Apagas la luz que recorre mis labios, sometes al suplicio mi cuerpo sediento.
Me quedo con ganas de ver tu teatro de paño rojo y recorrer curvas ninfas,
entrar a todos los recodos y remansos de aquella habitación desconocida.


Lo que atormenta es no saberlo y quemarse el resto de los días
con la mala sentencia, con la vil angustia de la gota incesante de la duda.

original de janos65

No hay comentarios: