domingo, 12 de septiembre de 2010

Barcazas negras

Barcazas negras



Se desvanecen las señales de tu rostro,


las que te dan carácter y definen tu fisonomía.


Aquellas líneas gruesas ahora son suaves tonos grises.


No se necesita una densa neblina para extraviarse


en el espejo de agua donde navegan tus barcazas negras.




Mientras te alejas, la gruesa espuma que cubre los dedos de tus pies,


los mismos que se hunde en la orilla de la arena podrida por las algas del mar,


se difumina la hermosa imagen cual trazo de grafito sobre un blanco papel,


la que antaño se proyectaba en las pupilas de tus ojos,


¡la turquesa esperanza!


Hoy, aquella ilusión, opaca la mañana al perderse el color de tu juventud.


Los años seniles son largas enredaderas que se apoderan de tus pestañas,


tiñen de blanco la piel y las praderas de tus cejas.


No existe hoz que desbroce los antiguos mástiles negros.


Se diluye el sabor que siempre deslizaban tus labios,


solo queda el rastro de una mancha de aceite


que proyecta destellos tornasol sobre la corriente,


la que se desboca por el cañón de tu garganta, y se estanca.


El fin es inminente; una mano apretando el delicado cuello,


el aire se ausenta, el mundo se pinta de azul,


los ojos visten con flama violeta al sol


y la luna extiende enormes velas sobre las cubiertas,


las barcazas se pierden lentamente entre la bruma de tu recuerdo


y tu silueta es arrastrada sin remedio


por la fuerte corriente del mar;


destino de tus barcazas negras.






original de janos65 - juan csernath

No hay comentarios: