viernes, 30 de julio de 2010

Sobredosis de pesadillas

La noche se expresaba con cascabeles de píldoras.

Él en otra cama, yo en la mía.

Él mirando al techo como un cielo sin regreso.

Yo mirando mis ojos interiores, cielo de lienzo rojo.

Él, pequeño blanco prisionero sin rejas,

barrotes filiales rodeaban sus temores.

Ambos atrapados en el mismo grito.

Yo, mirando sus palabras de pastillas,

su sangre se detenía cuando las bebía.

Y preguntaba, ¿quién muere de sobredosis de pesadillas?

Y yo nada respondía,

También me habían recetado la misma dosis de píldoras.

Él, el más pequeño.

Yo, el del medio.

Los dos mirando la ausencia de estrellas.

El silencio era un canto de tristeza mortecina.

No se pintaban abrazos ni letras de futuro.

Él, el más pequeño repetía si alguien moriría

por falta de buenos sueños .

Yo, compartía la misma celda de familia.

Y la noche transcurrió ingiriendo sobredosis de pesadillas

original de janos65 – juan csernath

No hay comentarios: