domingo, 25 de julio de 2010

Mil noches

Mirando el fondo de la botella
puedo escuchar las voces del ayer,
todo lo que necesito es otro día
para poder volver a jugar con tu ser.
Una mano atravesando un cristal,
mil gotas de sangre y vidrio molido;
profunda herida uniendo dos ríos de ADN.
Mil lágrimas de desgracia y, ¡en todas tú!
¡Mil noches perdidas soñando por ti!
En un instante arrojo dados para perder
y en todas las paredes está escrito un nombre,
un beso fallido que derrota los intentos de la gloria.

Mirando el fondo de la verde botella
siguen apareciendo dos cantos de vidrio,
un par de ojos muy parecidos a ti,
que nada miran porque tus sueños no viven.
Antes de ahogarme en la última gota de licor
para escuchar de nuevo las voces del ayer,
de entre todas las voces mi oído acepta tu invitación
para sentarnos a la mesa etérea de los sueños
y perder otras mil noches soñando contigo.

original de janos65
(juan csernath)

No hay comentarios: