miércoles, 26 de noviembre de 2014

Finamente hilvanado

Cuando tu materia toca el aire
ya la misma se ha desintegrado

Cuando tus palabras se hacen ondas
ya las mismas han destrozado tus ventanas

Cuando tu yo escapa en la llamarada de fuego de tu ira
ya todo estaba previamente calcinado

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Ya todo era un árido destierro
dentro de ti mismo,
dentro de tu caverna de hueso
ya todo estaba arrasado

Cuando tu cuerpo salía disparado
ya el mismo se había descompuesto en partículas

Solo quedaba el rastro de tu pena
solo quedaba el camino oscuro
que nadie puede seguir
que nadie puede encontrar

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Cuando dabas un paso ya había sido caminado
nada original quedaba por elaborar
solo esperar sentado al borde de la nada
orbitando en las tontas ideas de la desesperación
mala ilusión para un universo depresivo
mal consejo para un ser atribulado y confundido

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Sensaciones,
emociones
colisiones del espíritu
Big Bang del ser
Big Bang de la autodestrucción
Big Bang de la autocompasión

átomos dispersados
electrones desperdigados
almas juntándose por partes
huesos separados por tu bala
cuándo guardarás el arma de tu lengua
la energía negativa que arrasa todo como una mancha negra
que se come a los hijos
que borra de papeles sus apellidos
que prefiere un futuro incierto
un entierro antes que una fiesta

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Así fue el día que naciste
nada estaba escrito
Tú lo decidiste
redactaste tu libro
y en ellos los críos
muñecos de juegos infantiles
de aventuras juveniles
de fracasos adultos, también pueriles
y a todos los cosiste en el mismo muñeco
lo colocaste sobre tu pecho
y te dormiste sobre sus sueños

Tu yo
Tu dolor
Tu fracaso
Todo estaba finamente hilvanado

Juan Csernath

26.11.2014

No hay comentarios: